digital +
 

agosto 2010

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Sobre el Blog:

Puede ser que no te guste. Bien porque te has propuesto no pisar nunca una plaza de toros, bien porque difieres de todo lo que aquí se escribe. Pero, si quieres, te invito a echarle imaginación. Sólo tienes que pensar que Andanada del 9 es, por ejemplo, el nombre de una tasca a la salida de Las Ventas, de La Maestranza, de la plaza de Pamplona, de Vistalegre o de La Misericordia de Zaragoza. Aquí quedaremos para hablar de toros después de la corrida. Yo siempre estaré sentada en la barra, esperando. ¿Aceptas?

Suscríbase a este sitio

¿Qué es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

31 agosto, 2010 - 04:25

El del estribo

Supe por una canción de José Alfredo que, en algunos lugares de Latinoamérica, "la del estribo" es el nombre que se da a la última copa. Por eso, señores, este post es el del estribo. Es la ronda final a la que invita la casa.

A lo largo de dos años y medio, de tres temporadas, nos hemos encontrado en esta tasca de la Andanada del 9 para hablar de toros después de cada corrida. Desde el lugar más alto de Las Ventas hemos visto desfilar todo tipo de toreros, todo tipo de faenas, todo tipo de hierros. Nos hemos emocionado, hemos divagado, hemos intentado darle otro punto de vista y hemos, incluso, renegado de lo que no consideramos que es la Fiesta. Pero la cosa acaba aquí. Cambiamos de rumbo el timón que tenemos entre las manos y este blog, sin remedio, se cae por la borda.

La presentación de rigor estaba llena del Vértigo que dan las alturas de la plaza más importante del mundo. Y ese vértigo siempre ha estado presente. Al fin y al cabo, las cosas que merecen la pena, a juicio de quien escribe, son precisamente las que acojonan. Y el cementerio está lleno de valientes, sí; pero de conformistas, también.

Después de cerrar la tertulia de fuenlabreñas maneras - parece que todo tiende a volver al origen -, nos vamos sabiendo que le debemos un trago a Juan Miguel Sánchez Vigil; y esperando, a la vez, que ustedes hayan disfrutado de los suyos propios. Nada de 'cocacolas' ni 'trinaranjus'. Chatos cortos, copas mediadas... Pero todas con el punto justo de alcohol que afina las ideas y calienta los coletos. Al menos, eso habría sido lo perfecto. Sea lo que sea, salimos por el vomitorio de la Andanada del 9, camino de la calle Alcalá, con la seguridad de que volverían a correr las letras para escribirlo todo de nuevo tal cual está ahora.

Y lo curioso es que, después de tanto tiemo pensando en esta última entrada, llega un punto en que no sale nada más. Será que el blog ya está viendo cómo la proa del barco rompe en dos la mar... Sacamos el pañuelo para dar las gracias a todos los que se han pasado por aquí. Para bien y para mal. Con provecho o sin él. Por nuestra parte, sin lugar a dudas, vamos marcados para los restos con el guarismo del 9. Ya sólo queda, ahora sí, recordarles que deben seguir siendo buenos. Pero sólo lo estrictamente necesario...

 

30 agosto, 2010 - 00:05

Atravesaos

A los de Fuenlabrada nos llaman atravesaos. Igual que los de Leganés son pepineros o los de Getafe hambrones. Cosas de los pueblos. Bueno, más bien, cosas de cuando el sur de Madrid aún era rural. Información de esa que no se van a encontrar en la web de ningún ayuntamiento "moennno".

Lo nuestro parece ser que viene de cuando unos "mozos" intentaron meter una viga atravesada por la puerta de la iglesia, que estaba siendo "restaurada". Lo mosqueante es que esta misma historia ya la he oído en otros municipios. Pero sí que debe de haber algo cierto en todo eso, porque los criados entorno a la fuente de los Cuatro Caños somos un poco... ¿Cómo decirlo? Bueno, digamos que no hay nada imposible para nosotros. Y El Fundi tiene un busto en ese sitio, precisamente, desde hace justo un año. Se le puso en los atributos que sería alguien en esto de los toros y lo consiguió. Así que si ahora tiene entre ceja y ceja que se va a recuperar, lo hará. Y, dejando el paisanaje a un lado (vale, me cuesta, lo reconozco), hoy ha estado mucho más confiado y solvente frente a los toros de su suegro que en lo que va de temporada.

Pero hablando de los de José Escolar, para atravesada, hoy, la corrida. O al menos así se le ha tenido que quedar a Pichorronco en la garganta. ¿Que qué es Pichorronco'? Pues el apodo del ganadero. ¿O es que ustedes, en sus pueblos, no son "el hijo del Cartero" o "el sobrino del Tío Bozales"? Al final todos venimos del mismo sitio... Y el que no, que tire la primera piedra. Y digo que la corrida se le ha tenido que atravesar a José Escolar, alias Pichorronco, porque sus 'albaserradas' han salido bastante justos de casta. Eso no ha impedido que algunos tuvieran ideas tan aviesas como las de un quinto en su última noche de farra ante de irse a la mili. Y si no, que se lo digan a Rafaelillo...

Porque entre Murcia y Fuenlabrada hay una gran distancia, pero el pimentonero, si no tiene algo de atravesao, poco le falta. Sin lugar a dudas el suyo ha sido el nombre de la tarde, porque ha hecho embestir y tomar la muleta por bajo a un toro por el que muchos no habrían dado un duro. Y además, el segundo, que le ha querido herir por lo más criminal, le ha dejado con el culo al aire. Pero sólo lo ha hecho de forma literal, porque a Rafaelillo le han sobrado arrestos para que ningún astado - por descastado, con sentido y complicado que fuera - le sacara los colores frente al público de Bilbao.

La versión burgalesa de atravesao bien podría ser campeador, que además suena más fino, propio y épico. Porque mucho gusto, mucho corte artista y todo lo que ustedes quieran, pero el lote con el que debutaba Morenito en Vista Alegre le ha obligado a echar mano de su lado más obstinado. Tanto el tercero como el sexto se han venido muy pronto abajo, y Morenito sólo ha podido dejar unos cuantos pases de muleta y un buen recibo de capa al tercero. Y actitud, mucha actitud. A veces, hasta demasiada...

En esta ocasión, no diré eso de que sean buenos pero sólo lo necesario. Aquí no termina la cosa. El último post será el de mañana. A él les emplaza la tataranieta del Tio Carraba.

29 agosto, 2010 - 00:09

Al teléfono

I.C.: ¿Y cuántas cornadas dices que llevamos ya en la feria?

C.P.: Pues no sé. Pero nada como lo de hoy, ¿eh? Aunque, tal y como han salido los de El Puerto de San Lorenzo, no me extraña. Unos cabrones. Menos el cuarto de Ponce, que ha sido el mejor. Urdiales, además, se ha librado por los pelos. Y José María Tejero... Lo de Mario Romero, el banderillero, ha sido horroroso. Le ha pillado contra las tablas, cuando se iba a meter en el burladero. Así pasa, que parece grave. Una cornada en la ingle y otra en la rodilla.

I.C.: Fíjate, para que luego digan.

C.P.: Ya te digo. Para que luego digan que hace veinte años que no le pasa nada a un torero.

I.C.: ¿Y Ponce, entonces?

C.P.: Pues la gente se ha vuelto loca con él. Ya te digo que le ha tocado el mejor. El toro empezó transmitiendo. Y humillaba, además. Con clase. Tres en redondo, una al natural... Pero lo más importante, cuando la gente ya ha empezado a comer de su mano, ha sido con circulares, y molinetes y circulares con la rodilla flexionada... ¿Poncina? Buenos, ya sabes cómo te digo. Vamos, que estaba muy relajado. Toreando muy a gusto. Como en el patio de su casa.

I.C.: Hombre, a Ponce en Bilbao le tienen mucho cariño.

C.P.: Ya, ya. El de hoy, por lo visto, era su 50 paseíllo allí. Ah, y se ha guardado un minuto de silencio por Manolete.

I.C.: Claro, 63 años, ¿no? Oye, ¿y es verdad que Urdiales ha ido sólo con un banderillero?

C.P.: ¡Ya ves! Si le han avisado a las tres de la tarde...

I.C: Joder. Andaría por Arnedo, ¿no? Seguro que lo han hecho porque es el que más cerca estaría de Bilbao. Hombre, algo tendría que ver lo del otro día. Pero seguro que lo han hecho por eso.

C.P.: Pfffff. Vete tú a saber. Ponce y Fandiño le han tenido que dejar sus cuadrillas.

I.C.: ¿Y eso es reglamentario?

C.P: Pues no sé, pero no había otra. Y te digo una cosa. Su segundo, como el que ha cogido a Fandiño y a su banderillero, se lo quería comer. El otro era más bien descastadito. Embistiendo a media altura, sosote... Pero ojo con ese tío, ¿eh? No veas cómo compone. Y cómo cita. Y cómo torea con el capote.

I.C.: ¿En serio?

C.P: Hazme caso. Y Fandiño... Si es que no tenía nada que hacer con lo que le ha tocado. Acostumbrado a lidiar lo que lidia... ¡Toma! El Puerto de San Lorenzo y cornada.

I.C.: Qué raro que salga así lo de El Puerto de San Lorenzo.

C.P.: Pues ya ves. Que se lo digan a Fandiño y a Mario Romero.

28 agosto, 2010 - 00:00

Amistades peligrosas

Ya han visto que los temores eran fundados. No hacía falta ser la Pitonisa Lola para adivinarlo. El mejor cartel de la Aste Nagusia 2010 se ha ido a hacer gárgaras gracias a los toros de Zalduendo. Parece que Fernando Domecq está conchabado con mi colega la inopia, que esta tarde ha decidido pasarse también por Vista Alegre para ver a Morante, El Juli y Manzanares.

Feos, rarunos, descastados, con las malas pulgas - algunos - del vago que no quiere mover un dedo. Ni los dos sobreros de Torrealta, que ha tenido que lidiar Morante, han cambiado en algo una tarde tan plomiza como la arena del coso bilbaíno. Así cualquiera vuelve a los toros... Quitando a la aguafiestas de la inopia, claro. Sus arrumacos marrulleros no han sabido apreciar el esfuerzo que ha hecho El Juli ante sus dos toros. Nada claros, nada francos. Sin ninguna intención de embestir por derecho. Como ese tipo de personas que nunca sabes por dónde te van a salir cuando abren la boca. Sin embargo, ahí ha estado 'el niño del Seat Ibiza', que no vean cómo se ha sacado al segundo hacia los medios por verónicas, empeñado en hacerlos hablar. Y hacerlos hablar en claro, además.

Sin embargo, la inopia sólo ha dejado las manitas quietas con las largas cambiadas de Manzanares en el sexto. Con las largas cambiadas, con las chicuelinas y con una media de esas en las que toda la tela acaba envuelta en la cadera. El de Alicante ha querido echar a la inopia de la plaza de una vez por todas; pero ella, que es muy lista, se las ha apañado para volver a ocupar un hueco en los tendidos en la faena de muleta. Lo que digo, parece que últimamente hay una estrecha relación de amistad entre ella y el ganadero de Zalduendo. Amistades peligrosas, sin duda. Y lo suyo sería que los toreros y las empresas se fueran dando cuenta de ello... Menos mal que parece que la colega tiene ahora más sangre merengona que colchonera, y no ha conseguido jodernos el día del todo. A los atléticos, claro.

Por cierto, que no es por seguir tocando los costados, pero a Manzanares, con el tercero, le ha pasado algo similar a lo del primero suyo de ayer. Entre dos aguas el inicio de la faena. Enganchón por aquí, cartel de toros por allá. ¿Que el toro cabeceaba? Cierto. Y no será el último así con el que se encuentre el espada...

27 agosto, 2010 - 00:31

El niño del Seat Ibiza

Cuesta creer que haya gente que todavía le pida a El Juli que ponga banderillas. Pero la hay. Vaya que si la hay. Y en una plaza como la de Bilbao, además. Echándole imaginación, podemos ver a ese espectador de una tarde pensando que el de San Blas es aún el niño del spot del Seat Ibiza. "Maestro, todo llega..." Y así ha sido. Diez años después de cumplir la mayoría de edad, El Juli ha alcanzado su mejor momento. Y es que, visitante de la plaza de Vista Alegre, hace ya muchas temporadas que el matador decidió dejar atrás los palos y el jolgorio para conseguir, por ejemplo, que un toro como el sobrero de Ortigao Costa embista. Que no es que el burel no pudiera hacerlo, claro que no; pero el cinqueño tenía complejo de alumno que se esfuerza aún más con un buen profesor delante. Y quién mejor que El Juli para sacarle el mayor partido. Los mentores de raza son los que consiguen ponerles las pilas a esos chavales que remolonean ante el taco de apuntes. ¿Un cinco pelón? ¿A que no tienes huevos a llegar al sobresaliente? Y así, dejándole siempre la muletita puesta del reto personal, el maestro logra hacer que el estudiante saque el tranco final que lleva dentro, para convertirse, incluso, en el alumno más brillante de toda su promoción. Pero seguro que el ocupante de tendido habría preferido ver a El Juli corriendo por el ruedo...

Y si aún no ha quedado claro, ponemos otro ejemplo: decir lo de "Juliiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, banderillaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaas" en mitad del ruedo de Vista Alegre, es como soltar un "Robbiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiie, Back for goooooooood" en un concierto del antiguo componente de Take That. La diferencia está en que Robbie Williams podría largar alguna prenda al espontáneo micrófono en mano, mientras que El Juli se lo guarda para sí. Las cosas de los toreros, esos seres con un código deontológico en desuso.

Respecto a lo del momento en el que se encuentra cada uno, se dice que Manzanares cada día está mejor. Ahí queda esa racha de triunfos últimos... Y es que el "hijo de" ha conseguido que ya nadie hable del padre cuando él torea. Manzanares tiene la elegancia, la luz y la armonía. Mediterráneo cuadro de Sorolla. Pero por el momento, la pintura está aún sin rematar. Porque, puede que sea cosa de la que escribe, pero frente al tercero le ha costado hacerse con las embestidas de un toro al que había que dominar.

Y mañana, de nuevo El Juli y Manzanares juntos. Pero cambiamos a Morante por Ponce, que hoy ha hecho un esfuerzo con el imposible primero y el aquerenciado cuarto. ¿Qué cartel prefieren ustedes? Aunque, la verdad, da miedo pensar en cómo puede salir lo de Zalduendo...

26 agosto, 2010 - 01:38

Realidades paralelas

Tú puedes estar en Cuenca y el de al lado en Chicago. Aunque no haya más que un metro entre uno y otro. Tú puedes sufrir la crisis en tus propias carnes, y el vecino nadar en la abundancia. Tú puedes ser consciente de que ésto tiene que cambiar, y el de al lado puede estar pensando "Virgencita, Virgencita, que me quede como estoy"... Hay tantos mundos como seres humanos. Pero, en general, o se vive con los pies en la tierra o se inventa uno la realidad que prefiere. ¿O no, Pablo?

Los tres toreros que han lidiado hoy la corrida de Victorino saben lo que es darse de hostias contra la verdad más cruda. Esa que, en el toreo, tiene una cara tan amarga como certera. Hechos a toparse con lo mejorcito (tanto en el sentido literal como en el figurado) del ganadero de Galapagar, cada uno ha demostrado hoy algo diferente. Y es que, claro, nada mejor que una 'victorinada' para poner las cosas en su sitio...

Porque no es lo mismo coger la muleta con firmeza y saber que - pase lo que pase - uno va a tener la situación controlada, que andar tartamudeándole al estaquillador. Y es que una cosa, también, es mirar al toro de frente y otra estudiar sus reacciones con el temeroso rabillo del ojo. El significado de unos pies clavados en la arena es opuesto al de unas piernas volanderas. Lo mismo que el de una planta quieta e inamovible y otra mudable a la más mínima reacción inesperada. Porque el primero siente puede. Comprende que puede. Ve con claridad meridiana que ha llegado el momento de demostrar de lo que es capaz. Como le ha sucedido hoy en Bilbao a Diego Urdiales, que ha firmado una de las actuaciones más serias de lo que va de ciclo. Porque así tenía que ser. Porque respira seguridad en sí mismo y porque esas verónicas apenas vislumbradas, y esa pureza a la hora de echar la muleta y citar, tienen que ir más allá de los toros tobilleros, de los gañafones y de las cortas embestidas. Toreo al natural sin añadiduras ni podas. A Diego no le hacen falta jardineros para hacer el el huerto aún más vistoso. De hecho, a veces tanto mimo y cuidado lo único que provoca es un daño aún más profundo. ¿Recuerdan el post del pasado domingo? Elévenlo a la máxima potencia y obtendrán a El Cid como resultado.

Pero si unos viven y hacen vivir a otros en una realidad paralela, Padilla lo hace en dos. Aunque parece que últimamente se encuentra más a gusto en la menos habitual... Y esta realidad le ha hecho cuajar al mejor toro de Victorino. Ambos, de dulces y templados parecían todo menos un 'victorino' y el "Ciclón de Jerez". Y es que, de seguir así, el ciclón va a acabar convirtiéndose en brisa...

24 agosto, 2010 - 23:49

Yo quiero ser un toro de Joselito

Y sembrar de casta el ruedo que pise. Y vender cara mi piel, llevando a lo más alto mi nombre y el de mi ganadería. Quiero perseguir la muleta como si no hubiera nada más en el mundo. Como si el hilo que me une a ella fuera el cordón umbilical que ata la vida con la muerte. Que ata mi propia vida, tu propia vida, sus propias vidas con mi muerte, con tu muerte, con sus muertes. Con la vida y la muerte, incluso, de los que ya se han ido.

Quiero hacerme el dueño de la arena. Que mi sangre se mezcle con el albero de Sevilla, con el duro firme de Madrid, con el polvo ferruginoso de Bilbao. Que vuelva, de nuevo, en los últimos minutos a la tierra, oscura, que me da la fuerza telúrica con la que planto cara a mi enemigo. 

Quiero que los tendidos tiemblen con mi fuerza. Que cada una de las personas  que están en la plaza sienta correr por sus venas un poco de la casta que me desborda, que me hace perseguir esa tela poniendo todo lo que soy en el empeño. Quiero agachar la cabeza y presentar, a la vez, mis armas desafiantes, sin ambages, dispuesto a embestir de frente y por derecho a todo aquel que quiera retarme. ¿No me ves? Soy un toro bravo. De mí vas a aprender lo que es enfrentarse a cada obstáculo con nobleza; con ese poder tan oculto como deslubrante, tan latente como dormido, que aguarda sólo en lo más profundo de unos cuantos a que alguien se atreva a despertarlo.

Yo quiero ser como un toro de Joselito para plasmar en mis fieras acometidas la propia bravura del que me crió. Quiero ser rebelde y demostrar ante tanta gente que así, casi sin quererlo, puedo dejar en evidencia a aquel que no sepa estar a mi altura. Quiero hacer honor a las reatas más antiguas de las que procede mi sangre encastada. Quiero que en mi forma de tomar el engaño, largo y en contacto con la tierra - como un arado que la renueva para generar más vida - estén presentes todos los toros y las vacas que me precedieron. Ellos, en mis pechos, en mi morrillo, en la fuerza de mis cuartos traseros, en la gloria que se encuentra al otro lado de mis pitones... ¡Toreros a mí! Que tenéis que demostrar que sois dignos de que me entregue a vosotros.

Por eso, yo quiero ser como un toro de Joselito y tener la fortuna de caerle en suerte a Morante. Quiero casar - bajo el rito de la Tauromaquia - la profundidad de mis embestidas con la profundidad de sus muñecas, de su cintura y de sus conocimientos taurinos. Quiero que la irracionalidad de mi casta se una a la naturalidad - que de tan asumida puede que también se haya vuelto irracional - en su forma de jugar los brazos, las manos y hasta la última onda que le sale en el pelo. Porque quiero que, en cada cite, mi cuerpo de toro bravo se sienta lidiado por Rafael, por Gallito, por Belmonte, por Chicuelo y por Pepe Luis. Porque quiero que en esos veinte minutos, sin los cuales mi vida no tendría sentido, confluya toda la Historia del Toreo. Lo mismo que en tu propia vida - la tuya, sí, lector - alguna vez habrás sentido que mereció la pena nacer sólo para vivir un momento que nunca volverá a repetirse de inigualable que fue. ¿Que nunca te ha pasado? Haz memoria. O, si no, sigue esperando.

23 agosto, 2010 - 23:50

Inopia bilbaína

La inopia ha vuelto a bordearme la cintura esta tarde en Bilbao. Tan melosa ella, me ha dicho que la llevara a pasear al Guggenheim, o que si prefería también podíamos comernos unas kokotxas, o tomarnos unos cuantos txakolís lejos de la plaza. Tengo que confesar que ha estado a punto de engatusarme otra vez, pero la he convencido para que se quedara junto a mí, quietecita, incluso en los momentos de mayor escasez de bravura en el ruedo... "Que sí, mujer, que esto de Fuente Ymbro sale buscando pelea, ya verás". Y los argumentos se me iban quedando tan cortos como la embestida del segundo a medida que salían toros a esa arena gris, tan gris, de Vista Alegre.

Y así ha ocurrido... Como, a pesar de todo, yo quería prestar atención a lo que pasaba abajo, la inopia se ha terminado mosqueando con Perera. Sobre todo con Perera. Eso de alargar la faena y meterse entre los pitones cuando ya no había necesidad la ha desesperado un poco. Bueno, bastante. Que si vaya tío 'pesao', que vámonos de aquí, que estos toros no valen un duro... Y claro, yo he tenido que puntualizar sus observaciones de la forma más diplomática, y taurina, posible. La he dicho que no hablara así de Perera, hombre, que el chaval no era 'pesao' sino perseverante. Y que además le dejara, pobrecillo, que estaba pasando un mal momento y habría que esperar a que se recuperara. En ese momento, la inopia me ha mirado con cara escéptica, y casi se me han quitado las ganas de explicarle que en cuanto a Fuente Ymbro, es de lo mejorcito que hay ahora de encaste 'domecq', que ya casi ni las figuras lo quieren, pero que a veces Ricardo Gallardo (el ganadero, mujer, el ganadero) mete unos gambazos del tamaño de la pierna de Pau Gasol.

Pero creo que en esto de los toros, la inopia y yo no vamos a ponernos nunca de acuerdo. ¿Por qué? Pues porque el único momento en el que ha dejado de darme besos por el cuello ha sido con las banderillas de El Fandi. No es que yo la haya echado de menos, claro, que ya está una harta de tanto baboseo, pero casi que hubiera preferido que dejara de hacer manitas cuando Luque se ha puesto a torear al sexto.  "Mira, mujer, que esto es otra cosa. ¿No ves con qué temple va ese toro? ¿Y no ves con qué temple le da esos naturales de uno en uno Luque? Ah, que no sabes lo que es el temple. Ni los naturales... Y que tampoco te importa. Pues así nos luce el pelo, chata".

22 agosto, 2010 - 23:21

o_O

No se me ha ido la olla. Ese es el título del post. Más adelante sabrán la razón. Aunque ando barajando seriamente la posibilidad de llamarlo "pornografía taurina". Quédense ustedes con el que prefieran. Yo escojo el primero, pero sólo por ser un poco más comedida. Falsamente comedida. Y esto lo estoy escribiendo nada más terminar, porque en realidad el texto empezaba así:

La corrida acaba de terminar. Leo a Mario Juárez y siento alivio. Mi cerebro recibía impulsos confusos viendo el festejo, y si hubiera que visualizar la reacción, se parecería bastante a cuando se pisa un hormiguero. La palabra y la imagen, cada una por su lado. Y claro, ¿qué vas a pensar? Pues que a lo mejor el final de las vacaciones te confunde y la cabeza todavía no se ha situado...

Que Sergio Aguilar ha arriesgado demasiado. ¿=&%!"´^Ç_:? Que ya había demostrado que el segundo de la tarde no tenía un pase por el izquierdo /(&)?=!¡ Que no era necesario seguir &/%&$¿?=)! Y así, entre tantos signos raros difíciles de procesar, a una neurona le da por recordarte que fue Belmonte el que se puso por el lado jodido de la vaca en contra las advertencias de Joselito. Después, con la dantesca imagen (déjà vu aparicista) de Sergio Aguilar con el mentón atravesado de fondo, saltan otras palabras al ruedo del cerebro: vergüenza torera, pundonor, compromiso, seriedad... Y lo bueno es que consiguen superar a esa otra, "temeridad" - no nombrada pero presente - que es la que está intentando fecundar tu cabeza como un espermatozoide desesperado.

Pero menos mal que parece que hay algo indiscutible para rojos y azules, para persas y espartanos: la corrida de Alcurrucén ha dado espectáculo. Seria, pero no sólo con continente, sino también con contenido, los toros de los Hermanos Lozano han puesto emoción y casta en el ruedo de Vista Alegre con distintos matices. Más manejables algunos, y otros examinando a los toreros como en una oposición a estadístico del estado. Una oposición de esas en las que los miembros de los tribunales tienen cara de vinagre, y te miran como asegurándote que no basta con un jamón de Jabugo para poder entrar. Aunque vete tú a saber... Hay algunos que uno de Jabugo no, pero si es de Guijuelo a lo mejor hacen la trece catorce y se muestran más benévolos. Todo el mundo tiene un precio, ¿no?

Decía que he sentido alivio al leer a Mario Juárez respecto a la actuación de Bolívar. Lo que veía durante el festejo es a un torero con muchas ganas, con mucha necesidad, con mucho amor propio... Pero el olmo es un árbol que no da ni peras, ni manzanas, ni momentos históricos en una plaza como Bilbao. Preocupante que haya tenido que meterme en Burladero para comprobar si estaba en lo cierto o si mi percepción había sido alterada. Pero el caso es que, tirando de emoticonos, mi gesto ha debido de ser bastante parecido a este o_O al oír que la de hoy ha sido una de las tardes más importantes de la carrera de Bolívar... Espero no haber sido la única. Aunque, a decir verdad, debería estar ya acostumbrada a que las neuronas se me vuelvan tarumbas según quién torea. Tarumba, o avisada. Pero ahora que lo pienso, creo que tengo la solución: voy a comentarle a mis compañeros de Mundo X que, a veces, también se pueden ver contenidos porno en horario de tarde... Y que nadie se eche las manos a la cabeza. Porque para la RAE "pornografía" es algo "obsceno", y algo "obsceno" es también "impúdico", e "impúdico", al fin y al cabo, no es más que la falta de pudor... O, lo que es lo mismo, de vergüenza.

22 agosto, 2010 - 00:08

¡Qué novedad!

Y, tal y como anunciaron, acabaron por quitarnos ese trocito de corazón. Y, tal y como previmos, nosotros hemos vuelto a los toros... Porque aquí no pasa nada, todo sigue igual para el que lo quiera ver igual. Pero en realidad está peor para el que lo ve tal y como es. Y es que algunos creemos que, a fuerza de extirpar, llegaremos a tener una nuez en el pecho. Y esa nuez, tarde o temprano, se la terminará zampando algún personaje bien intencionado que duerma por las noches de un tirón. Pero, ¿y los taurinos? Pues los taurinos, agarrándose de los pelos para ver quién lleva la voz cantante. Y entre mechón y mechón arrancado, entre 'porqueyós' y 'porquetús', les pillará en bragas el momento de callar la mui y darnos el piro con el rabo entre las piernas. Definitivamente. Hay que ver, qué novedad...

Menos mal que, de todo lo que ha habido por esas teles de Dios, la Aste Nagusia apetece de veras. El toro - toro, doble ración de Morante (mejor hacerlo en Bilbao que en Cantalejo, maestro), a ver si es verdad lo de Manzanares, una pildorita de Victorino en plaza de primera, confirmar que El Juli sigue en racha... Esas cosas. Por lo pronto, el dueño y señor del rejoneo se ha visto las caras con el Príncipe de Asturias del toreo a caballo. Y ha salido ganando el heredero con una corrida de Ángel Sánchez que ha ayudado más bien poco.

Sin embargo, a decir verdad, la faena de la tarde ha corrido a cargo de Hermoso. Hay que ver, qué novedad... Y así, a bote pronto, lo que más recuerdo son dos momentos. El primero, Ícaro cara a cara con el quinto de la tarde. Como buscando pelea. Como sabiendo quién es el que manda allí. Como quien pisa la cuerda floja sin ningún miedo a que ésta acabe por romperse. Y el segundo, ese Pata Negra andando como Perico por su casa en el ruedo de Vista Alegre. No había espacio, doy fe, entre el toro y el caballo cuando éste giraba en la propia cara del burel. Alguien me dijo que ojito con esa montura si conseguía superar del todo el percance del año pasado en Madrid. Y yo digo que un brazo escayolado le provoca a cualquiera más secuelas que las que tiene Pata Negra ahora mismo. Normal, teniendo a Pablo Hermoso de jinete, hasta resultaría fácil lidiar ese toro del invierno taurino de 2010 que parece que todavía nadie está viendo llegar.

Copyright © CanalSatélite Digital, S.L. - Avenida Artesanos, 6 28760 Tres Cantos (Madrid) Teléfono (+34) 91 736 70 00
Copyright © Prisacom S.A. - Ribera del Sena, S/N - Edificio APOT - Madrid [España] - Tel. 91 353 7900