Volver al inicio

UNA GRAN FINAL QUE A NADIE DEJÓ INDIFERENTE 13 junio, 2011 - 20:27

 

El baloncesto tiene sus raíces inquebrantables, sus esencias imprescindibles. Esos principios son los que son y no los que a veces nos cuentan. El uno contra uno es el principio de los tiempos, el libro del Génesis. En vez de Adán, Eva y una serpiente en el Paraíso el baloncesto se generó con un jugador, otro, un balón y una canasta. La calle, como la selva, es lo que más nos sugiere ese proceso germinal. La capacidad y el acierto a la hora de tirar, tan genéticos y a la vez tan dependientes del método y la repetición son mandamientos también primigenios. El baloncesto ganó complejidad y temática según se avanzó en el concepto colectivo. El tacticismo de los entrenadores ha intentado durante décadas depreciar el uno contra uno porque sobre ese baloncesto el técnico no tiene ningún control ni intervención. Pero lo han vestido de modernidad vacía, de frivolidad reciente cuando resulta que es núcleo de la gestación de este juego. Muchos se desprenden del desarrollo físico y la capacidad atlética de los jugadores, que ha sido explotada sin piedad e instrumentalizada para que los entrenadores muscularan su pizarra y según conviene también lo introducen en el equipaje de lo trivial y de, como se suele definir, los highlights que también explota la NBA.

Este debate ha estado plenamente integrado en las NBA Finals 2011. Se ha dibujado una polea de contrapesos entre dos baloncestos, entre dos maneras de ser y de actuar. Dos realidades contrapuestas que han dado lugar, por ejemplo, a la mejor audiencia televisiva en un sexto partido de una Final desde el año 2000.

No hay que olvidar el componente racial, quizás con una presencia sin parangón con al menos las Finales que yo he cubierto en vivo desde 1996. Todos los estadounidenses blancos con los que he hablado y que no estaban vinculados directamente a Dallas o a Miami deseaban la victoria de los Mavericks, pese a ser un equipo liderado por un extranjero, muy rubio, eso sí. Dallas ha captado a los blancos, a los ortodoxos, a románticos e historiadores. En realidad Miami Heat ha sido una gran expresión de respuesta al tópico del perfil del joven afroamericano de lo que llevamos de siglo: Ostentación, petulancia, evidencia del éxito y del business, arrogancia, moda, coches, casas, gafas y desafío en una ciudad muy dada a cosas así. Los Heat no pensaron en que podían perder hasta el último minuto del sexto partido y con el resultado final la NBA ha respondido simbólicamente a esa pretensión de dominar la liga por parte de un grupo de megaestrellas cobijadas bajo una misma empresa de representación y acción.

Rick Carlisle, el entrenador Dallas Mavericks, dijo tras proclamarse campeón que su equipo juega sobre el parquet y no en el aire. Wade y LeBron se mofaron de Nowitzki y de su tos sin percatarse de su historial y se revolvían contra las faltas duras en la cancha sólo si era Cardinal el que las cometía. Sus declaraciones, sus celebraciones en rondas previas, su actitud y pose no dejaba dudas de quién se iba a llevar el anillo. Teóricos de la sociedad estadounidense definen estas reacciones como respuestas a la marginalidad y a la inferioridad heredada. Líderes desde Luther King a Farrakhan o Jesse Jackson no han dejado durante décadas de recetar educación, formación, valores, conocimiento y principios como soluciones a esa mezcla de discriminación e insolencia pero el sistema no ayuda así como la disposición de unos y otros colectivos.

Volviendo al baloncesto, Dallas Mavericks fue el equipo más completo, el que mejor jugó. El que mejor decidió en la pista, el que mejor tiró y el más complejo y resultón en sus planteamientos tácticos. Boston no tuvo el físico ni Chicago el juego de ataque para poder vacunarse contra el vendaval de los Heat. Dallas sí tuvo los recursos y el capital. Los Mavericks siempre crecieron en la reacción y las soluciones a los problemas mientras que los Heat multiplicaron sus dudas, sus urgencias y como consecuencia sus imprecisiones. Un equipo fundamentado absolutamente en dos jugadores de perímetro que han intentado nueve triples por partido entre ambos y no han llegado a anotar un promedio de tres por encuentro, sin olvidar los 23 tiros libres fallados entre los dos, es complicado que pueda ganar una eliminatoria. Faltaron ajustes defensivos de equipo en Miami Heat así como un ajuste más en ataque para poder haber aumentado el número de tiros de sus hombres altos.

Dallas Mavericks creó una malla táctica para detener el paso a la pintura de Wade y LeBron James. Kidd, Marion y Stevenson como primeros defensores y Chandler y Nowitzki ayudando a siete metros de su aro para evitarlo. En ataque optimizaron su talento, su tiro y su capacidad de pase con un alto porcentaje de acierto en las decisiones, tanto en pista como desde el banquillo por parte de los técnicos. El baloncesto y la NBA han hecho justicia con carreras impecables como las de Nowitzki, Kidd, Marion, Terry y Stojakovic. La NBA le volverá a dar oportunidades a los Heat, así tiene que ser. Veremos cuál es su actitud en la derrota y en la carrera hacia un nuevo trofeo, si son capaces de atrapar con dignidad el merecimiento. En ocasiones gana quien se lo merece. Cuando ocurre, hay que alegrarse por ello.

 

TrackBack

URL del TrackBack para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341c025253ef015432fd3f21970c

A continuación figuran enlaces a los blogs que hacen referencia a UNA GRAN FINAL QUE A NADIE DEJÓ INDIFERENTE:

COMENTARIOS
  • amén

    Publicado por: hector 13/06/11 en 20:38
  • Es lo primero que leo de ti Daimiel, siempre acostumbrado a escucharte más que a leerte y la verdad es que has pintado un cuadro perfecto de las finales de la NBA de este año. Has tomado los elementos claves y los has relacionado y analizado entre ellos de manera clara y precisa.

    Los Heats pues tendrán que reflexionar sobre qué ha pasado. Y una vez hagan eso puede que tengan de nuevo opciones a ganar el título. Me alegro muchísimo por Jason Kidd, llevaba ya tiempo mereciéndolo.

    Enhorabuena por la entrada Daimiel.

    Un seguidor.

    Publicado por: Juan Jesús 13/06/11 en 20:39
  • Magnífico,Antoni. Al respecto del primer párrafo y el 'uno contra uno', tienes razón, ¿pero no crees que LB y Wade han abusado tanto de ello hasta pervertirlo? Sobre todo comparando con el juego de Dallas...

    Hablo de esto aquí: http://www.basket4us.com/blog/2011/06/dallas-exhibe-el-verdadero-brillo/

    Saludos.

    Publicado por: Daniel Cana 13/06/11 en 20:41
  • A tus pies Antoni, viva el baloncesto de verdad.

    Publicado por: Aitor 13/06/11 en 21:10
  • el b-a-l-o-n-c-e-s-t-o ganó a la tonteria

    Publicado por: JUAN 13/06/11 en 21:24
  • Un gran post Antoni, felicidades. La justicia paso por la final de la Nba y dejo huella, un jugador con ideales, respeto y saber estar siempre dejará a un lado la chulería que han desarrollado nuevas estrellas y que, en mi opinión, deprime bastante.
    Gran final, y un merecido campeonato para Mavericks y sus jugadores.

    Publicado por: Daniel 13/06/11 en 21:35
  • Magistral tus palabras. Enhorabuena a los Mavs, justos vencedores de TODA la temporada.

    Saludos

    http://aplaceinsouth.blogspot.com

    Publicado por: paupelu 13/06/11 en 21:58
  • Aquí ha habido mucho nivel táctico por parte de Dallas, le ha dado un repaso de soluciones estratégicas a cada equipo contra el que han jugado en play-offs.

    He visto a Barea, Dirk, Kidd y Cardinal (The Custodian) jugando juntos contra un equipo musculado hasta las cejas , no era interesante porque fueran 4 blancos jugando juntos, si no porque era una batalla de músculo contra cabeza.

    Hay una jugada del último partido que es el resumen de la eliminatoria: donde Wade (Flash) entra a canasta como un toro y Cardinal, con los pies juntos clavados en el suelo, cae al suelo arrollado, como el Garbajosa de los buenos tiempos (otra pivot tripleador): falta en ataque.
    Lo dicho, cabeza y ganas contra músculo, los que no tenemos un físico portentoso (la mayoría) casi siempre nos sentimos más identificados con lo primero, con ese jugador que con aspecto normal y corriente, ese Navarro o Barea que parece más listo que saltarín.

    Publicado por: juanmoras 13/06/11 en 22:23
  • mas que componente racial yo diria racista en la enorme cantidad de criticas a Miami
    y en los comentarios sobre una supuesta mayor calidad de basket de Dallas y en un supuesto mejor
    juego de equipo que ocultan un deseo de que un equipo pierda por el color de sus jugadores

    Publicado por: rafael hdez 13/06/11 en 22:53
  • Increible. Es lo mejor que le he leido nunca a este señor. Todo este articulo es magnifico, sobre todo, en lo que no es el analisis de la final. Por todo lo demás es por lo que admiro a este señor. Imprescindible todas las referencias, el marco y el cuadro que pinta. El analisis del partido queda diluido, como una foto en la que lo que importa es el paisaje. Bravo!

    Publicado por: acrusa 13/06/11 en 22:53
  • Grande Daimiel! eres muy grande.

    Soy de los que me alegro por Kidd pero sobretodo por Dirk. Ha demostrado ser el mejor jugador europeo de todos los tiempos, un jugador así no podía quedarse sin anillo.

    Miami volverá a la final, ojo a los Thunder, claros candidatos a ocupar esta final en lugar de Dallas.

    http://coliseodeportivo.blogspot.com

    Publicado por: Guille 13/06/11 en 22:56
  • El análisis de Daimiel me han emocionado. Sólo faltaba decir que se han enfrentado dos formas ya no de entender el baloncesto, sino la vida. Trabajo, equipo, esfuerzo, determinación.

    Skill and Will decía Van Gundy al final del encuentro. Realmente, con estas dos palabras se define el juego de Dallas. Un gran equipo con una voluntad aún mayor.

    El día que Nowitsky no entraba en el partido, llegaran los Terry, Barea, Chandler al rescate. El alemán estuvo otra vez genial. Sí, sí, genial. Después de una primera parte paupérrima, don erre que erre siguió fiel a su guión de líder, y el anillo se fue a Dallas. El broche de toda una carrera para él, Kidd, Terry, Stojakovic y Marion.

    Congratulations to the Mavs!!

    Publicado por: ALBERTO 13/06/11 en 23:42
  • bueno, pues yo he sido lector tuyo desde hace muchos años, y me encanta volver a tener un análisis como este, de estos que destilan tanta magia como basket; haciendo que sea algo más. Mucho valor añadido al análisis, como en los mejores tiempos.

    Lo de ver racismo es una tontería. Los super-friends estuvieron pavoneándose todo el verano pasado, y buena parte de la regular season, y muy "over the shoulder". Se han llevado una castaña bien merecida. Ya al principio de la temporada se tenía a Spoelstra como la silla más caliente, pero ha aguantado todo el año, seguramente porque Riley ya está hartito de bajar a entrenar. Si eso hubiera pasado (como pasó el 2006) otro gallo habría cantado.

    En cuanto a Dallas, recordar que era el rival que todo el cuadro bajo del Oeste (NOLA, Memphis, Blazers, Nuggets) querían en primera ronda por parecer más asequibles que Spurs, Lakers u OKC. Muy bien escondidas tenían sus cartas, no ya para que no lo pensáramos los espectadores, sino que ni siquiera los profesionales les tenían el respeto suficiente. Killing me softly, decía la canción. Reconocer el mérito de Carlisle, que ha mejorado mucho desde aquellos años en Indiana.

    Publicado por: Reithor 14/06/11 en 0:34
  • pues si, la historia se escribió así, espero que alguien escriba algo como "the Jordan rules" pero contando que es lo que ocurre en el entorno de Miami, seguro que no deja indiferente,

    Publicado por: joapen 14/06/11 en 0:36
  • Esta final ha puesto de acuerdo a mucha gente en dos cosas sobretodo:

    - nos alegramos del triunfo de gente como Kidd y Dirk sobretodo, grandes de la historia y otros como Peja, Terry o Marion.
    - nos alegramos de que el baloncesto siga siendo un juego de equipo y no un grupo de megaestrellas divas que se piensan que por ser quién son y por físico ganarán con la gorra. La jugada que narraban de Cardinal y Wade es un ejemplo, hay otra tambien de LeBron que avanza al aro hace mil pasos y se lleva por encima a un jugador de los Mavs haciendo falta en ataque y preguntándose por qué.

    Me apena que Wade, uno de mis jugadores favoritos, esté metido en el ajo de este proyecto. LeBron es un cáncer de la NBA, muy sobrevalorado por el marketing desde pequeñito, los highlights nublan a parte de la sociedad obviando sus muchas limitaciones tácticas, técnicas, psicológicas e incluso de liderazgo. Está muyyy lejos de los grandes: Magic, Jordan, Kareem, Russell, O'Neal, Chamberlain. Ganará tarde o temprano, pero será el mejor de ese año pero ni tan siquiera lo está siendo de su época. Bosh ha demostrado ser un segundón, si a Pau le dieron palos Bosh ha sido peor porque al menos Pau pidió responsabilidades, a veces se puso el equipo a la espalda pero Bosh se ha escondido y cuando le dieron el balón se le escondió la mano.

    Lo último, el palito de los tiros libres y triples a Wade & LeBron de Daimiel, totalmente de acuerdo, la culpa no fue del banquillo, la culpa de esta derrota ha sido de los 3 (que ni merecen el apelativo de big-three).

    Saludos.

    Publicado por: Reverendny 14/06/11 en 1:40
  • Felicidades Sr. Daimiel: su perspectiva del gran acontecimiento me ha emocionado, y no me suele pasar...Gracias.

    Publicado por: Nati Calles 14/06/11 en 2:36
  • Sí señor, hay que alegrarse por Dallas porque ha jugado un gran baloncesto. Y algún mérito tendrá Carlisle, tantas veces criticado por no ganar la final de 2006. Me temo que son críticas resultadistas, porque el trabajo no ha debido ser tan diferente, y ganar una final depende de muchos factores. Pero en esta final, para mí lo más emocionante ha sido ver a ese loco bajito, un jugador casi menospreciado por la defensa rival, corriendo como nadie y colándose hasta la canasta una y otra vez. Grande Barea.

    Publicado por: Tomas 14/06/11 en 9:25
  • a/AT Tomas 14/06/11 9:25 , ¿recibió críticas Carlisle por la derrota en la Final del 2006? curioso, pq llegó a Mavs en 2008 XD XD :D :D :D

    Publicado por: Rover_to 14/06/11 en 10:35
  • Gran análisis, Antoni. Está claro que el baloncesto se ha portado con todos los brillantes veteranos de Dallas. Ahora habrá que ver si los Heat -y LeBron, especialmente, son capaces de aprender de la derrota y crecer. En mi opinión tienen una buena base para hacer un muy buen equipo con el Big Three de South Beach, Udonis Haslem, Mike Miller y Mario Chalmers. Del resto, me parecen todos prescindibles o intercambiables...

    Publicado por: PeterMihm 14/06/11 en 15:18
  • Daimiel, como siempre, brillante análisis de las finales, lástima que tus compañeros del plus no estén ni de lejos a tu nivel.
    Siempre hemos oido que la naturaleza es justa, LeBron tiene el físico pero le falta coeficiente, prueba de ello son su comportamientos en momentos decisivos y las penosas declaraciones al final del partido.
    Estoy muy contento por Dirk, Kidd y Yerry, Manion .... y por todos los aficionados al baloncesto, que esperamos que esta victoria sea punto de inflexión para que nuestro deporte vuelva por calidad a brillar como se merece..

    Publicado por: Isidor 14/06/11 en 16:21
  • Grande Daimiel!

    Lebron se cagó de miedo, así de simple. El balón le quemó durante todo el partido.

    Publicado por: Urodonal 14/06/11 en 17:33
  • Un gran artículo para un gran final !!! crack Daimiel

    Publicado por: xwade03 14/06/11 en 22:04
  • Enorme Daimiel. Grandioso artículo.

    Publicado por: Jesús 14/06/11 en 23:22
  • Enhorabuena por tu análisis Antoni y por el trabajo de todo el equipo de Digital + durante este año. Sólo me queda compartir contigo y con quienes te siguen mi particular visión de las finales en una particular reflexión, también, sobre lo que significa para mí el baloncesto, algo que me ha hecho recordar el impresionante triunfo de los Mavericks.

    http://individualozona.blogspot.com/2011/06/anillo-con-sabor-college.html

    Publicado por: Juanjo 14/06/11 en 23:41
  • Daimiel, da gusto oirte y leerte hablar de baloncesto, eres lo mejor que le ha pasado al basket en este pais en muchísimos años, aprovecho esto para agradecerte a ti( y a Andrés) algunas de las noches más divertidas que he pasado en casa solo y con ropa :)...acabo de descubrir tu blog y ya está en favoritos, enhorabuena por tu trabajo.

    Publicado por: dani 15/06/11 en 0:07
PUBLICAR UN COMENTARIO

Si tienes una cuenta de Typepad o TypeKey, por favor Identifícate

Hola:
Mi
mi es

Quisiera dejar el siguiente en este post:

volver a la portada de blogs Y ESTO... ¿DE QUÉ VA?

Antoni Daimiel hace años que se ha convertido en la cara y voz de la NBA en la piel de toro. Ahora, en plus.es/nba te damos la oportunidad de que compruebes que también es la letra y la intención.

Sígueme en Twitter SUSCRÍBETE A RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

ÚLTIMAS ENTRADAS ÚLTIMOS COMENTARIOS CATEGORÍAS