De mandarinas (verdes) y orgullo recuperado 06 noviembre, 2014 - 02:08

Blog Celtics

¿Saben cuando supe que mis queridos Celtics serían campeones en 2008? Cuando a mediados del mes de Marzo, se cerró la ruta texana con tres victorias. Así de claro y así de rotundo fue. Con las tres victorias en la buchaca ante Spurs, Rockets y Mavericks, entendí que el puñado de victorias -al que no estábamos acostumbrados por aquel entonces-, no solamente eran flor de un día, sino que había hambre. Ver el rito de Kevin Garnett, lo imprimía. Y eso nos llevaría al título.

Ahora, los calendarios son más raros. Lo que en 2008 se produjo en Marzo, ahora casi inaugura la temporada. Y no ser la tourné completa de los tres rivales, sino que lo dejamos en dos y a los Spurs en la reserva. Tanto en Houston como en Dallas no se ha cosechado más de dos derrotas (1-2), y volver esta noche a casa.

Ya avisamos que los hombres altos de los Nets fueron un desastre absoluto y en el debut en el TD Garden, nos lucimos. Pues en Houston (5-0 a estas alturas de temporada), de hermanitas de la caridad, nada. Que Dwight Howard viene con ganas de darle, de mostrar todo lo aprendido este verano bajo la tutela de Olajuwon. Se hace grande, muy grande, y es de los tipos más fiables en poste bajo (hasta que le haces falta personal, claro). Y que una de las revelaciones de esta primera semana de competición, su lugarteniente Terrence Jones, se está convirtiendo en lo que ya predecía en Kentucky: un ala-pívot de solvencia, que sabe abrirse y que se podía convertir en un reboteador feroz (más de 8 por noche).

Si los Celtics tienen esperanzas en algo, es en su tiro exterior, incluido sus hombres grandes. La regularidad de Olynyk o los progresos durante este verano de Jared Sullinger -arduo trabajo-, más toda la línea exterior, convierten el triple en un arma importante en los esquemas de Brad Stevens. Pues Houston estuvo lleno de "mandarinas", verdes, eso sí. Una noche desastrosa a todos los niveles que pudo llegar a ser histórica, de no remediarlo Jeff Green, que anotó un triple en el último cuarto, que suponía el primer acierto en ¡22 intentos!, rompiendo así el caminito que llevábamos de récord (propiedad de Denver en 2012. Fue el equipo que lanzó más triples en un partido sin anotar ni uno en toda la historia: precisamente, 22). Dudas en ataque, desastre defensivo y el partido entregado en el primer cuarto: 37-22.

Y se hace escala en Dallas. Y allí, peor aún. Si no eran de recibo los 57 puntos encajados en Houston al descanso, imaginen 67. ¡Venga ya! Un tío que se abría tras bloqueo, lanzaba absolutamente solo. Claro, que los Mavs de esos no tienen. Fue el festín de Dirk Nowitzki y Parsons. Oiga, que empezaron los locales con 10/14 en triples, ¿eh? Si en Houston, el primer cuarto era de pesadilla, en Dallas, se acentuó: 40-19. Faltaba actitud y que se sigue teniendo un agujero en el centro importante. Olynik puede hacer cosas en ataque, pero por colocación y por intuición, es un desastre en defensa. Penetraciones fáciles y líneas de fondo desprotegidas, al capricho de los rivales.

Caminito de las 22 derrotas consecutivas fuera del TD Garden. Así se iguala el dudoso bagaje de los New Orleans Jazz el año de su nacimiento, camino de "lograr" las 26, récord absoluto, en propiedad de los Bulls (dos veces: en 2002 y 2004). Pero ser de los Celtics, aunque pobres hoy día, significa proceder de la burguesía selecta. Y algo curte.

Un parcial a la salida del vestuario de 9-0 comenzó a recordar aquello del "Celtic pride". Y bien que se agradeció. La prensa bostoniana destaca el trío Rondo-Bradley-Smart como los artífices para robar balones (7 en el último cuarto), que efectivamente, fue el detonante. Mucha más agresividad, por supuesto. Sin embargo, también Brad Stevens probó en su idea de "empequeñecer" el quinteto, colocando a Jeff Green como "4" en brega con Nowitzki. Y salió muy bien. Junto a Tyler Zeller (el interior con más garantías detrás), se recuperó hasta tener oportunidad de ganar el choque (tras ir hasta 31 puntos por debajo en el electrónico), con tres tiros libres de Bradley en el último minuto, con 114-111 en el marcador. Falló el segundo y se acabó el sueño de ganarlo. Lo que empezó siendo un equipo de lotería, pareció al final un bloque que quiere luchar por los playoffs. Eso está bien. De las mandarinas, al orgullo. Dos caras que deben servir para dar una alegría a la concurrencia ante los Raptors.

RAJON RONDO, VIEJO MAESTRO EN NUEVO ESCENARIO 01 noviembre, 2014 - 04:41

Rajon Rondo Jumper Galvin

Es de rigor decir que lo de Brooklyn Nets en defensa, fueron auténticas madres (bondadosos, comprensivos y hasta cariñosos), sobre todo en interior. Flojísima actitud y flojísimo entendimiento entre los hombres altos. Los Celtics, en su debut en el TD Garden, se lucieron y propiciaron un arranque esperanzador. Y ante tal escaparate, se lo pasaron como en un ferial pasando el balón. Peluches para regalar. ¿Ocho jugadores con dobles figuras en puntos? ¿Volveremos a ver eso en breve? Complicado.

El motor de un buen ataque, de los llamativos 121 puntos de inicio, fue Rajon Rondo. De aquel tímido chico que pasaba balones al Big Three, pasamos al capitán del plantel, con una nueva función y sobre todo, con una nueva hoja de ruta. La que propone Brad Stevens, esperando esta vez sí, disfrutar de él los 82 partidos y no 30, como en la pasada campaña. En la segunda temporada del antiguo entrenador de la universidad de Butler, con el pelo teñido para recuperar el toque juvenil que le caracteriza, olvidando así algunas canas que las 57 derrotas le produjeron el pasado año, apuesta por un juego dinámico, con ritmo, de espacios, que los jugadores algo más habituados están empezando a tomar como algo natural. Y ahí entra Rajon Rondo, aquel base que daba certeros pases al poste, con Garnett y su brazo al cielo, o Ray Allen y sus amigas las esquinas. Ahora el juego se basa en tipos móviles, que corren, que tiran de fuera, que entran a canasta y que continúan bloqueos. Todos lo hacen. Y en un nuevo escenario de priorizar con el pick&roll, Rajon Rondo mostró su maestría jugando y sacando partido de sus pívots.

Aleros que se abren, que hacen grande el campo, y Rondo que sigue viendo enormes espacios a los pívots que continúan hacia canasta. Los centers, ese tendón de Aquiles con el que cuenta la plantilla céltica, fueron de lo más resolutivos en el debut casero. Incluso Tyler Zeller, bastante limitado en el mundo NBA, pero listo como para saber dónde continuar y dónde colocarse para recibir pase, se aprovechó para lucirse en algún que otro mate sin oposición. Y así lo hizo Rondo con él, con Olynyk y con Bass. Y como le siguen flotando descaradamente, hombre, triples contra tabla se prodigarán poco, pero suspensiones ante esas defensas de "mitad de camino" (flotarle e intentar cerrar su línea de pase), tendrá opción de buena efectividad en ellas (6/9 en tiros de 2).

Mucha y buena circulación de balón. Se tiene más claro los jugadores que se abren, los que ocupan las esquinas, los que deben ir al rebote ofensivo. Hay un año de trabajo ya y se nota diferencia. Se nota también la mejoría en el tiro en suspensión de los hombres altos. El rédito de horas de entrenamiento de Jared Sullinger en sus tiros triples, empieza a dar dividendos. Olynyk también tiene más soltura. El gran acierto en la primera mitad, hizo abrir una brecha importante. Pero no siempre será así.

Evan Turner, como preveía, actuará en la posición de base en la ausencia en cancha de Rondo (si comparten pista, un escolta más). Tener un tipo de su tamaño junto a escoltas más pequeños (Thornton, Smart o Bradley), viene realmente bien. Aunque cierto es que Stevens le deberá pedir más calma: se mete en cada charco a veces...

Hablando de Marcus Smart. Está bien que un rookie destaque en algo que ofrezca confianza al equipo y a partir de ahí, que vaya ampliando sus habilidades. Robos de balón es su primera baza. Un tremendo defensor como él, con sus piernas y sus manos, es capar de robar la pelota incluso en el bote a Deron Williams (que se quedó con un palmo de narices). Ha sido su faceta más destacada en pretemporada. Es un inicio para una carrera brillante (más que convencidos).

La sorna: ya sabemos por qué a Danny Ainge le gusta Avery Bradley: llora y se queja tanto como su 'jefe' cuando era jugador. Algo terrible era aquello. Quizás el bueno de Avery deba buscarse también un muro de las lamentaciones (chiste que circulaba en la NBA a mediados de los ochenta sobre Ainge).

"FROM LAS VEGAS" Día 9 21 julio, 2013 - 10:30

Hoy ha vuelto a haber tormenta en Las Vegas. Dicen que las tormentas de Julio aquí son así: intensas y rápidas. Muy mezcladas con viento, lo más curioso de todo, es lo que me ha contado y he podido vivir con mi amigo Himar Ojeda sobre ellas y que se ha vuelto a repetir cuando estábamos en el coche. Primero, él utilizando un móvil estadounidense, le localizan la ubicación y automáticamente, le llega un mensaje de aviso de tormenta, precaución y recomendación de no salir a la calle. Pero lo más significativo es que con la radio puesta dentro del coche, en una emisora de música cualquiera, se interrumpe la emisión una voz como desde un walkie talkie avisando de la tormenta, el viento, su velocidad, los litros por metro cuadrado...para volver, tras el aviso, a retomar la emisión musical. Prevenidos que les gusta estar aquí. Y bueno, ha sido fuerte, pero no ha durado más de 10 minutos, con lo que tampoco ha tenido mayor trascendencia.

La jornada de hoy, que era la de cuartos de final, ha estado marcada por el último partido, con la victoria nuevamente de Golden State Warriors sobre Los Angeles Lakers (83-77), con unos cinco mil espectadores entregados a los de Oakland, elevando la racha de victorias consecutivas en liga de verano a 12. Como habréis podido comprobar, en muchas ocasiones no apuntaba el resultado de los partidos. En Summer League, creo que para nada merece la atención. Sin embargo, aquí hago una reseña sobre ello, visto el comportamiento de los Warriors, que otra vez se han visto obligados a remontar un choque con 10 puntos abajo a base de mucha casta y creer que podían ganar. ¡Ah! Y porque tienen a Kent Bazemore.

Bazemore_kent_summer_league

Kent Bazemore ha vuelto a sobresalir con 26 puntos


Kent Bazemore lleva toda una Summer League en Las Vegas magistral y hoy ha puesto la guinda. Ya no son los 26 puntos, sino tirar del carro cuando el equipo estaba con una desventaja sobre la decena de forma perenne y saber anotar canastas decisivas. Este jugador controla el cuerpo como nadie. Con lo grande que es para jugar de base en ocasiones, entra a canasta y una vez en el aire, es un maestro controlando su cuerpo, anteponiéndolo al defensor para proteger el tiro y jugando con él, siempre equilibrado, para anotar la canasta y sacar la falta. Una especie de versión NBA de "Tigre & Dragón", sabiendo qué hacer en el aire en todo momento. Además, consiguió unas suspensiones tras crearse su propio tiro con un mérito extraordinario.

El mayor logro de estos Warriors es que sin aportación de pívots, son capaces de quedar imbatidos. Gary McGhee es limitadísimo en ataque y Dwayne Jones tiene las rodillas para pocos saltos ya. Con lo que son los pequeños, como Scott Machado (muy buen partido el suyo también) como el descarado y sorprendente Cameron Jones (17 puntos) los que llevan la voz cantante, siempre con la mano de liderazgo de Draymond Green, que irradia un entusiasmo a los suyos que les hace ser imparables, son ingredientes para creerse imbatibles. Y de momento, en esas estamos.

Los hermanos Morris siguen a lo suyo, montando el circo allá donde van (23 puntos Marcus, 17 Markieff). Y en esta ocasión han tenido el apoyo de un chavalín que justo sería destacar, puesto que lo ha hecho muy bien en esta Summer League: Archie Goodwin. Tiene cara de niño, tiene cuerpo de niño, pero lo ha hecho francamente bien. Hoy, 20 puntos llevaron su sello. No creo que disponga de muchos minutos en los Suns esta temporada, pero hay que seguirle, sin duda alguna.

El entrenador de Syracuse, Jim Boeheim se ha pasado hoy por el Thomas & Mack Center para ver a sus chavales. Tras el Miami-Cleveland, tanto Dion Waiters como Antonio "Scoop" Jardine se sentaron a su lado a charlar, entre la grada. La riada de chavales para pedir autógrafos a los tres, ha sido incesante. Apenas les dejaban hablar. Daba igual, han firmado y posado con todos, con la mayor normalidad y amabilidad (es que estoy hablando de varias centenas de niños han solicitado de su atención). Luego, tanto Onuakhu, como James Southerland como Brandon Triche han jugado más tarde, todos de la factoría Syracuse. Con razón está su coach allí, orgulloso él.

Las atracciones de los tiempos muertos. Me parecen sublimes. Sorprendente que en algo como una liga de verano pueden hacer partícipes a todos los espectadores del show. Hacen un concurso de mates para niños en canasta de juguete y entre los participantes elegidos entre el público, eligen una niña que no tendría más de año y medio, que andaba con dificultad. Apoyada en el padre que la sujetaba, la coge en volandas, la da una vuelta como un tiovivo para acabar la pequeña depositando el balón en el aro, con el speaker "¡un 360º y mate!" con todo el pabellón volcado. Otro: concurso de fotografías. En el videomarcador saldrán fotos de jugadores. Hay que adivinar quienes son. Eligen entre el público un adulto y un niño. Pregunta al niño: sale la foto de Stephen Curry. Lo adivina. Turno para el adulto: le ponen en pantalla un primer plano de ...la oreja de Kobe Bryant. "¡Pero si está clarísimo!" animando el speaker al adulto. El juego de la silla. Cuanto más peques sean los críos, más carcajadas provocan. Eso sí, el maestro de ceremonias, un genio. Se pintan solos, la verdad.

Y para terminar, decir que los Bobcats, sin ninguna de sus estrellas, con un Abdul Gaddy en plan jugador de playground (escolta de la universidad de Washington, mucha, mucha clase individual), y los triples de Troy Daniels -otro escolta de la universidad de Virginia Commonwealth, que se tendrá que pegar por un puesto en la plantilla final-, solventaron la papeleta ante una representación de la D-League, que han tenido un papel dignísimo y muchos hombres interesantes. Ver la progresión de uno de los hermanos pequeños de Paul Millsap, Elijah, es muy positivo. Como positivo y espectacular es ver la actuación en toda la Summer League de su base Stephon Hannah, que claramente tiene un puesto en NBA. Tiene una capacidad anotadora extraordinaria. Han sido un atractivo en esta cita en Las Vegas.

Y este es mi último post sobre esta Summer League. La jornada de la final me la perderé y las semifinales, nada más acabar, a preparar las maletas que regresamos para España. Ha sido una experiencia formidable. Todos, absolutamente todos los novatos de la expedición española que han venido aquí por primera vez, les ha parecido una experiencia que vale la pena vivir. Gracias a todos por vuestras lecturas y vuestros comentarios. He tenido una gran complicidad con vosotros y eso se agradece. Desde este blog, seguiremos informando. Abrazo a todos.

"FROM LAS VEGAS" Día 8 20 julio, 2013 - 19:04


Hoy ha llovido en Las Vegas y me cuentan que ha habido en alguno de los dos pabellones, problemas con las goteras como para jugar los partidos. Yo, que he ido alternando, no me he enterado hasta después. Lo que sí se es que el aguacero que ha humedecido la ciudad, ha hecho cambiar el clima y bajar las temperaturas, saliendo por la noche del recinto con el recibimiento de bastantes menos de los 38º habituales (42º ha sido la tónica durante el día en estas jornadas). y una sensación mucho más grata.

La jornada de hoy era lo que las cuentas oficiales dicen "de clasificación" y otros decimos los de consolación. Buscar clasificación a los equipos que perdieron en las dos últimas jornadas de eliminatorias y con ello, despedir esta Summer League de Las Vegas. Y como dicen en mi pueblo cuando se llega a estas alturas, "lo hecho, hecho está", con lo que ha habido muchas de las estrellas de los equipos de aquí, que no han jugado su último partido. Tal el es caso de C.J. McCollum, Víctor Claver, Joel Freeland y Meyers Leonard en Portland, o John Henson en Milwaukee Bucks, o Tim Hardaway Jr. en los Knicks (aunque en los últimos días, le hemos visto paseando con una protección para su muñeca, producto de alguna dolencia) o el conocido Robbie Hummel en Minnesota. Era oportunidad de ver a otros que han tenido menos focos estos días. Jugadores que miran hacia un lado y otro del Atlántico, sin asegurar todavía, hacia qué lado jugarán la próxima temporada. Hoy hablaremos de tiradores.

Porque uno de los atractivos del primer partido de la jornada hoy ha sido, que por momentos, hemos podido ver a dos ex compañeros de la universidad de North Carolina State, defenderse el uno al otro, en el Knicks-Clippers. C.J. Leslie frente a Scott Wood. Leslie, posiblemente tenga un contrato NBA esta temporada, quizás de New York. Es un alero muy polivalente, que ha ido creciendo a lo largo de esta liga de verano, jornada a jornada. De inicialmente "no dominar nada" ha pasado al "hace bastantes cosas bien", pareciéndose ya bastante al que toda la nación conoce, como uno de los aleros más apetecibles del mercado. Scott Wood es un tirador sublime, espectacular en sus movimientos y en su rapidez de ejecución. Delgado y un poquito más pequeño, digamos que un tipo Arturas Karnisovas" físicamente, jugador claramente de bloqueos, recibir y tirar. Ha estado en boca de todos los directores deportivos, agentes y en definitiva, de la delegación española, con el "pues vengo de ver a Wood", porque es un jugador realmente atrayente, que no creo que su físico le de para NBA. Por eso, nombre a barajar entre todas las agendas europeas. Sigamos con tiradores.

Phil Pressey es el hijo de Paul Pressey, el mítico jugador de Milwaukee Bucks en la década de los 80. Phil, con 1.78 de estatura tan sólo, ha firmado un contrato garantizado con Boston Celtics tras sus buenas actuaciones en la Summer League de Orlando. Phil ya había mostrado su capacidad anotadora y un tiro que se sale de lo habitual, en la universidad de Missouri, uno de los conjuntos más atractivos a la vista de los últimos años. Eran cuatro enanos en pista, un pívot para coger rebotes y venga bombardear. Pues el compañero en la posición de base-escolta de Pressey en Missouri, se llamaba Marcus Denmon y está probando con San Antonio Spurs, y es del mismo porte. Más alto, pero con una muñeca prodigiosa, capaz de anotar triples con una velocidad de ejecución increíbles. Tirador como pocos. Pues como su compañero Phil, querrá garantizarse el futuro en la próxima temporada en a NBA. Hay que pensar que muchos de estos jugadores quieren vivir/seguir viviendo el sueño de jugar en la NBA, y que además tienen familias detrás que les presionarán para que se queden en Estados Unidos jugando. Con lo que el hambre y la intensidad que muestran en estas ligas para quedarse, es grande y atractiva para el aficionado.


Marcus Denmon

Marcus Denmon busca un sitio final entre la plantilla de los Spurs

Más tiradores. Nate Wolters. Milwaukee Bucks es un equipo que no había visto hasta hoy, por coincidencia con otros partidos y mala suerte en otros casos. Me habían hablado de este Nate Wolters, rookie procedente de la universidad de South Dakota State, algo minúsculo dentro del panorama baloncestístico estadounidense. Pues hoy, en la primera ocasión que tenía de verle, ha anotado 20 puntos. Blanco, base bajito, enclenque, poquita cosa, con muy malas piernas para defender. Sin embargo es capaz de anotar estos 20 puntos ante hombres muchísimo más atléticos, con su gran lanzamiento exterior y atrevidas entradas a canasta que finalizaba con éxito. Es tremendo verle jugar porque tiene pinta de todo, menos de jugador de baloncesto si lo vieras de paisano o cuando lo ves saltar a la pista. Cuando tienen una mínima posición con el balón, justifica muchas dudas que tengamos sobre él.

Y ya para acabar, pues mencionar que una de las estrellas de esta Summer League, Ben McLemore, se quería despedir con una gran actuación. 27 puntos, que también es verdad, en 21 tiros, hubo un momento que se tiró hasta las zapatillas. A mediados del segundo cuarto llevaba 2/11 en tiros. No ya el mal promedio, sino que rozaba casi el tiro por minuto. "Demasié". Luego, en la segunda mitad, como el choque entre Kings y Hawks ha sido un gran correcalles, se ha beneficiado de poder anotar en mucho mejores posiciones e incrementar su porcentaje de tiro muchísimo, incluido un mate en contragolpe que hizo gritar a toda la afición presente en el Cox Pavillion. Sobre todo, el asombro de la gente porque la jugada ha ido a tal velocidad que no dio tiempo a ver el mate delante de un rival, y muy poca gente sabía si ese tiro había entrado o no. Cuando el árbitro pita falta y ves la cara de satisfacción de McLemore, sí asumes que fue canasta. El no tener un videomarcador para ver las repeticiones, como en el Thomas & Mack, pues acrecenta aún más la sensación de espectacularidad de lo visto. Pues con este buen sabor de boca se despidió el bueno de McLemore. Tiene unas piernas y una capacidad física privilegiados para este deporte. Si tiene cabeza (lo de chuparse hoy tantos tiros se lo dejaremos por ser liga de verano), podrá llegar muy lejos.

Y poco más. Que Las Vegas nos va diciendo adiós poco a poco. Hoy ya se han despedido los primeros. De las últimas jornadas, os contaremos. Hasta mañana a todos.

"FROM LAS VEGAS" Día 7 19 julio, 2013 - 21:07

Cuando uno viaja a Estados Unidos, una de las cosas que más le llama la atención, es la "guerra de camisetas". Actuales y retro, todas oficiales de la NBA, claro. La chavalería (y la menos chavalería como podréis leer a continuación), intenta buscar la imaginación y ser los más originales en su prenda a la hora de vestir: actuales como las de Zach Randolph, las de Mike Miller (¿?!!!), o retros como la de "Pistol" Pete Maravich. De esta última categoría, por proximidad geográfica, he visto ya casi el quinteto de los Lakers ochentero (Magic, Abdul Jabbar y Worthy) vistiendo a niños que ninguno llegaba a los 15 años. Pero la que se llevó la palma de verdad, la que esa va a ser inigualable, vea las que vea, es la que vestía un abuelo, ya un poco descolorida del uso, mucho menos amplia que las que se venden ahora, en la que se leía "32, San Diego Clippers". Al reverso, lógicamente, "Bill Walton". ¡Toma! Eso sí es fardar de una camiseta. Lo demás, es ir a la tienda a comprarlas.

Venga, y ahora, baloncesto.

Pues empezando con el fin de la jornada, destacable la remontada de los imbatidos Warriors para derrotar a los Mavericks 79-76 en las eliminatorias directas por el título de esta Summer League, tras remontar 10 puntos en los últimos 4 minutos. Con intensidad, defensa y mucha fe en lo que hacían, entre Kent Bazemore y Draymon Green consumaron la victoria final. Bazemore sigue estando a un nivel altísimo. Es un tipo muy grande ocupando en muchas ocasiones la posición de base, y es un genio utilizando su cuerpo para que no le arrebate el balón cualquier pequeño. Su extraordinario primer paso y cómo protege sus tiros, hace que sus entradas a canasta sean letales.

Pero hoy quería hablar de jugadores que son menos estelares y que les veremos en la NBA la próxima temporada. Me refiero sobre todo a dos: Chris Johnson y Tony Snell.

Tony Snell buena

Tony Snell, grandes sensaciones en esta Summer League

Chris Johnson, procedente de la universidad de Louisiana State, estaba en la D-League, tras haber sido cortado en la liga polaca, el Turow concretamente, en 2010. Sin tener muchas opciones de jugar en la NBA, ante la multitud de lesiones en la plantilla de Minnesota Timberwolves la pasada temporada, se le llama al rescate. Y vieron en él, lo que estamos viendo todos en esta Summer League: jugador muy alto (2.11 de estatura) con una gran envergadura, capaz de cambiar la trayectoria de muchos tiros, muy consciente de proteger su aro y en ataque ha desarrollado una suspensión muy efectiva desde 4-5 metros, que unido a la velocidad con la que corre la pista (tremendamente coordinado), hace ser una aportación muy sólida en ataque. Es delgado, pero nunca diré que le falta peso: engordarlo sería perder toda la velocidad que posee en su juego. Un entrenador ACB preguntó al agente por él. Le contaron que tiene contrato garantizado para la próxima temporada en los Wolves por un millón de dólares. Lógicamente, desistió. Pensándolo bien, por un millón, este jugador es una ganga.

El otro al que quiero referirme es a Tony Snell, la elección nº 20 de primera ronda por Chicago Bulls. Tony Snell es un alero de 2 metros, procedente de la universidad de New Mexico, muy acertada, por cierto. Es una joya de jugador que auguro que lo hará francamente bien en la NBA. Aunque sus números no son muy destacados, cuando uno le ve jugar, se da cuenta que es de "categoría especial". Parece más grande de lo que es por sus inmensos brazos y todo lo que hace, lo hace con criterio: cuando botar, cuando pasar, cuando ir a la ayuda...todo. Además, bota muy bien el balón como para sacar un contragolpe con garantías, aunque es de los que nunca se vuelve loco y sabe que la tiene que pasar al base. Tiene un tiro exterior más que decente y a buen seguiro que lo irá mejorando, no tiene ningún problema en pasar a los interiores, aunque el objetivo esté bien marcado y defensivamente, está muy bien. Es activo y concentrado. Son de este tipo de jugadores que cuando pasen cuatro años, nos diremos "y lo eligieron en el número 20". O sea, jugador de baloncesto completísimo. Perla a seguir.

Y para finalizar, algunos de vosotros me habéis preguntado por Dennis Schroeder, y aún no os había contestado. Pues Schroeder está mostrando lo que es: un base con unas capacidades físicas tremendas, que amasa mucho el balón en sus manos, que casi siempre intenta sacar ventaja de irse de su par y poder crear con un pase o una entrada a canasta (sus movimientos son electrizantes), y su tiro exterior es un poco lento de ejecución y todavía por pulir. Da buenos pases, sí, pero aún le falta muchísima experiencia (son 19 años los que tienen aún), para saber hacia donde debe dirigir, quien está caliente para pasarle el balón, hacia qué jugadores hay que cargar el juego viendo las debilidades del rival...todas esas cuestiones que un base debe tener en mente y que Schroeder, por su edad, aún no tiene muy claro. Fuerza tiros y pases que muchos se pierden. Pero no hay nada que no cure la edad. Eso sí, es el jugador por el que más diferentes opiniones he oído entre la expedición española. Veremos cual es su resultado.

En fin, que abordamos ya el último fin de semana, que esto ya se va acabando (sniff!) y que seguiremos informando.

"FROM LAS VEGAS" Día 6 18 julio, 2013 - 08:47


Llegar al recinto, que pasen la entrada por el lector, que te revisen la mochila y finalmente entrar en el hall, es un ejercicio diario y casi religioso. Un hall grande, con un par de tiendas de ventas de camisetas, no sé cuantas tiendas de comida, otras de bebidas...y hacia la derecha da acceso al Cox Pavillion, y hacia la izquierda, al Thomas & Mack Center. Esto es: el primer pabellón, digamos que es el pequeño, el de entrenamiento, mientras que el segundo es la cancha oficial de la universidad de Nevada Las Vegas, que supera los 16.000 espectadores, calculo yo. Y mientras hay gente paseando por todo el hall, al Cox Pavillion, el recinto donde primero empiezan los partidos, tiene dos accesos, cada uno a una grada diferente. Pues bien, en USA está todo tan pensado y tan meditado que abren solamente el acceso de un lado. Y hasta que no esté bastante completito, no abrirán las puertas del otro, justo, justo, antes del salto inicial. Tiene una explicación: la grada a la que se llega con el acceso que abren primero, es la que está enfrente del tiro de cámara en la retransmisión televisiva. Que cuando uno vea el partido en casa por la tele, la vea poblado y que tenga sensación que el pabellón esté casi lleno. Todo pensado, ya ven.

Hoy era jornada de 3 partidos tan sólo y he ido saltando de uno a otro, según calendario. Un New Orleans-Denver fue mi primer reclamo. Y como cada año desde que es profesional, el alero de los Nuggets, Jordan Hamilton se marcó su partidazo: 23 puntos, con 4/7 en tiros de tres y una exhibición en la primera parte majestuosa. Siempre fue un tirador excelso, que cuando se pone...Si no juega más en la NBA es porque su defensa no es nada buena, entre otras razones. Pero es una delicia verle tirar y moverse por la pista. Old school, con una muñeca de oro. De Austin Rivers, ya ni hablo: 5/14 en tiros de campo. Bueno, sí, diré algo: ¿tiene este chico alguna bula arbitral comprada? Es entrar a canasta buscando claramente el contacto (siempre hacia la derecha, fíjense), y cuando choca con un rival -en las inmediaciones del aro, por regla general, tal rival suele ser más grande que él-, sale despedido y siempre le pitan falta. Pocas veces he visto tanta condescendencia con un jugador. En fin, seguimos.

Quedándome en el pabellón para presenciar el Minnesota frente a Sacramento, para volver a ver a Ben McLemore, que muchos me habéis preguntado por él. Aunque hoy no ha estado muy acertado, ha intentado más cosas al margen de buscarse tiros. Con tiempo -que lo tiene-, creo que sí, puede ser muy buen jugador. Es muy rápido, sabe entrar a canasta, y si recordáis mis dudas que ayer comenté sobre las piernas de Shabazz Muhammad, hoy viéndoles a ambos en la pista, hay una diferencia muy notable en el físico entre Muhammad y McLemore. Este último, mucho más explosivo, mucho más dotado para realizar cualquier gesto que deba ser apoyado por el físico. Penetra con mucha facilidad y cuando se levanta en suspensión, lanza el tiro desde muy, muy arriba. Tiempo y que no pare de trabajar, es lo que necesita.


Ben-mclemore-vegas

Ben McLemore puede llegar a tener una carrera brillante en la NBA.

Quien posiblemente lo pase bastante mal en NBA, será Gorgui Djeng. Está muy fuerte y ayudará a intimidar. Pero sus pies son tan flojos (movilidad, lateralidad), su equilibrio es tan pobre (cuando recibe un pase, suele estar desequilibrado. De hecho, en muchas ocasiones se apoya en un bote para equilibrarse, lo cual hace que su gesto sea mucho más lento y que al rival le de tiempo a defenderle con garantías cuando se decide a tirar), que no lo pasará nada bien en la mejor liga del mundo. Anota bien los tiros libres, eso sí, lo cual da pie a que trabajando, podrá sacar una suspensión decente. Pero poco más. Eso sí, me encanta su predisposición y disciplina defensiva, ordenando a sus compañeros, gritando y avisando los movimientos rivales...Gran actitud en ese aspecto.

Al cambiarme de pabellón, con el consiguiente horario del Thomas & Mack (sus partidos empiezan 30 minutos más tarde que los del Cox), he visto el último cuarto del Atlanta-Portland. Señores, lo de Lucas Nogueira es para quitarse el sombrero. Su capacidad de intimidación es tremenda. Suyo ha sido -otra vez- uno de los momentos estelares de la jornada, cuando ha taponado dos tiros consecutivos en menos de tres segundos. La admiración del público por él, va en aumento. De verdad, que es un privilegio la paciencia de la gerencia de los Hawks para no echarle el guante ya, y dejar que el chico siga creciendo en la Liga Endesa. Lo disfrutaremos en vivo en nuestro país y es eso: disfrutarlo.

Gal Mekel es un base israelíta que militan en el Maccabi Tel Aviv, que lo conozco desde su periplo junior en la selección de su país, cuando jugó el torneo de Mannheim allá por 2006 (de la misma generación que el hoy NBA, Omri Casspi), y que está probando en esta Summer League, suerte con Dallas. Pues bien, a Mark Cuban le gusta Gal Mekel. Hoy se ha pasado el magnate propietario de los Mavericks por el pabellón. Ha atendido todas las peticiones de autógrafos y fotografías con una amabilidad exquisita (y os aseguro que era un reclamo). Pues para que no le den más la 'brasa', se ha bajado tras el banquillo de su equipo a ver el partido en el último cuarto. Y allí ha visto las acciones decisivas de Gal Mekel: grandes asistencias, meritorias entradas a canasta como suspensiones. Y Mark Cuban las aplaudía a rabiar. Le gusta este chico y en verdad que está haciendo una Summer League extraordinaria. Siempre fue un "soldado", baloncestísticamente hablando. Un luchador, un gran defensor, que dirigía a los suyos con mano recia, con un gran dominio del bote, conocimiento de dónde están sus compañeros colocados...y si antes nunca, nunca pretendía finalizar, ahora lo está haciendo y con éxito. No sé cual es el compromiso de Mekel con los Mavs. Pero si al jefe le gusta...

"FROM LAS VEGAS" Día 5 17 julio, 2013 - 08:18


Las noches en Las Vegas, no sé si son peligrosas. Lo que sí deben ser, son intensas. Y de las secuelas, aunque se disimule, algo queda. Ayer, en la mesa de comentaristas de televisión NBA.tv, ahí estaba el bueno de Rick Fox (muy buen tipo, por cierto), durante los comentarios de un partido a media tarde, frotándose la cara, apoyando sus dedos pulgar e índice en la parte superior de la nariz, la que separa ambos ojos, poniéndose de mil posturas...todo con tal de estar atento, o no dormirse. No pasó un buen rato, no. La intensidad nocturna siempre tiene secuelas. Siempre.

Advirtiendo que hoy me quedé en el Cox Pavillion, siguiendo con la alternacia de pabellón cada día, decir que en el primer partido que vi, Minnesota-Miami, Shabazz Muhammad tampoco ha tenido una buena actuación hoy. 7 puntos en 3/10 a lo largo de los 20 minutos que ha estado en cancha, pueden mostrar poca fortuna. Es cierto que son sus primeras incursiones en el baloncesto profesional (sin contar alguna pachanga en Los Angeles con algún jugador NBA que seguro ya ha tenido), y que a veces toma malas decisiones, con algún mal pase o dejarse atrapar en un trap defensivo. Muhammad es un buen tirador, se maneja relativamente bien cerca del aro, tiene ocurrencia para pasar y sabe utilizar su cuerpo para proteger el balón en el bote o en tiros cortos. O sea, que de baloncesto, Shabazz sabe.

Sin embargo, me está dando la sensación que a Muhammad lo que le falta, son piernas. En el primer paso, unos centímetros más en la zancada; en el salto, un palmo más arriba. Si digo que sabe manejar el balón, en alguna entrada a canasta con un reverso, le falta un ese palmo necesario para llegar a ese lugar de no ser taponado, para no forzar tanto el tiro ante manos amenazantes. Entiéndame que estoy hablando de físicos y piernas a las alturas de las que estamos hablando, de NBA y de un jugador consistente en esta liga que es a lo que parece destinado. Sinceramente, le veo corto ahí. Puede fortalecer con trabajo y conseguir más potencia. Le vendrá muy bien, porque tengo el pálpito también, que esta misma sensación la tuvieron los equipos NBA cuando le hicieron entrenamientos y pruebas físicas previas al draft, de ahí que cayera en una posición inesperada. Esperemos, son sus primera evoluciones, pero si estoy en lo cierto, será un hándicap importante que tendrá que corregir.


Summer League dia 5 01

Shabazz Muhammad no se está encontrando cómodo en Las Vegas


Otro que estaba arrastrando no muy buenas actuaciones y por fin, hoy ha dado una muestra de su categoría, es Ben McLemore. 26 puntos en 31 minutos, con 3/6 en triples en el encuentro de los Kings ante los Raptors. Hoy han intentado que luzca más, y ha tenido situaciones para suspensiones muy óptimas. Y las ha aprovechado. Además, tras buenas defensas, un par de contragolpes con un buen mate, ponen la rúbrica a una buena actuación. Hoy lo han tratado como a un tirador y ha respondido. Lo que sí debo decir es que me apenaría que lo trataran en su primera andadura en la NBA como un tirador. Tiene talento para hacer más cosas. Espero que según vaya cogiendo ritmo de competición, vaya adquiriendo seguridad en ampliar sus capacidades, no solamente en tiro.

Sobre Jonas Valanciunas he estado charlando con un par de entrenadores ACB hoy, y todos coincidíamos en lo que comenté el primer día: ¿Cual es el interés de los Raptors en tener a Valanciunas así? (Así es gordo y lento). Su gracilidad mostrada, a pesar de su estatura, a lo largo de los últimos años (pensar que este chaval ha dominado Europa en categorías inferiores desde cadete. Ha sido campeón de Europa y del mundo junior con Lituania, siendo el MVP), se ha ido al traste. En fin, que ellos sabrán.

En el partido Portland-Chicago he tenido la oportunidad de ver aquello por lo que en ocasiones, las Summer Leagues se hacían famosas: aquello del "quien la coge, se la tira". Si pensamos que quien más la coge, es el base, pues eso, que hubo duelo de bases. Que esta tarde, pareció un duelo en OK Corral entre Marquis Teague y C.J. McCollum. Ambos tienen una calidad asombrosa, ambos son capaces de decantar partidos con sus entradas a canasta, con su talento individual. Pidiendo bloqueos, se iban de sus pares con gran facilidad y entrando a canasta, tienen un control de sus cuerpos en el aire que les hace crear multitud de opciones para el tiro, cuando no eran suspensiones o triples. Hoy los dos parecían picados, y han acaparado gran parte del partido. Marquis, 25 puntos; C.J., 27. Este último fue quien forzó con un triple la prórroga. Y ha sido muy bonito, pero hubo un momento en que los demás estaban de convidados de piedra: ni la rascaban. Goudelock o Joel Freeland podrían haber aportado más, pero es que ahí estaban, como el resto del pabellón, sobre todo en los momentos calientes: de espectadores. ¡Ah! Víctor Claver ha dado muy buenas sensaciones.

Y para acabar, me llama la atención como un tipo como Bobby Martin (ex Murcia, Real Madrid, Tau Cerámica, Gran Canaria, Breogán y Cáceres) sea capaz de firmar aún la cantidad de autógrafos que le piden. Además, como tiene un carácter tan abierto y entrañable, debe tener amigos hasta en el infierno. Le pillé charlando muy amigablemente con Isiah Thomas, que hoy estaba comentando para NBA.tv. ¿Thomas, un amigo en el infierno? Bueno júzguenlo Vds. mismos.

"FROM LAS VEGAS" Día 4 16 julio, 2013 - 07:52

Hoy hemos visto uno de esos momentos que suceden en la NBA con más hábito que en cualquier otra liga. Partido Minnesota-Phoenix, y tras una remontada desesperada de los Suns a base de triples (dos providenciales de Kendall Marshall, que hoy sí que ha estado fino), los Wolves pierden el balón a falta de tres segundos y en la jugada decisiva, canasta de Marcus Morris sobre la bocina, ganando el partido. Y ha sido una canasta de calidad individual por encima de los sistemas. Morris recibiendo fuera, leyendo perfectamente lo que hacía su defensor, Solomon Jones, que al verlo superado en el primer bote, se ha levantado en suspensión y ha anotado la canasta. La confianza en el talento del jugador, la fe de su entrenador en la lectura que su estrella haga...y victoria al canto. Esto es a grandes rasgos, la Summer League de la NBA.

En verdad, es que estos jugadores cuando se ponen a correr, con la velocidad que tienen, es una barbaridad. Y lo están haciendo con estos nuevos modelos "aerodinámicos" de camisetas de manga corta, y no de hombreras. La llevan puesta la mitad de los equipos. La llevará el Real Madrid la próxima temporada. Puede que haya a algunos que no les gusten. Pero el "tío Adidas" está emperrado en que eso va a ser la moda, y lo va a ser, nos pongamos como nos pongamos. Eso sí, a los cachitas les luce más. Hoy, que a Cody Zeller le sobraba manga, pues le quedaba regular al chaval.

Summer League dia 4

C.J. Leslie, alero de New York Knicks en esta Summer League, con el nuevo diseño de camiseta de mangas


Hoy empezamos la jornada en el Cox Pavillion, para ver a los Knicks y los Bobcats. Hoy no vamos a hablar de Cody Zeller, puesto que ya lo hicimos ayer, sino de un chaval que ya forma parte de la plantilla y que es seda pura: Jefferey Taylor. Y se está saliendo. 20 puntos el día de hoy, pero con una seguridad en el lanzamiento exterior y unas tablas, que muestran que esta temporada, muy probablemente la titularidad será suya. El contrapunto en la "muñequita linda" es Michael Kidd Gilchrist: mecánica horrorosa y lenta. Puesto a prueba en uno contra uno cuando quería decidir en suspensión y fue taponado. Él procura entrar a canasta siempre que puede, con las sobradas garantías de su fuerza. Pero no siempre puede. Además, el poder verle en directo por primera vez, en esta Summer League, me ha hecho comprobar una cosa: él no es un gran driblador. Cuando tiene que irse por bote de un rival en una entrada a canasta, como se le complica, fuerza el tiro cogiendo antes de tiempo el balón, porque no domina el arte del dribling como debiera hacerlo.

A destacar a C.J. Leslie (en la foto), que hoy ha estado mejor en ataque. Es un jugador tremendamente activo (los aficionados a la NCAA lo sabrán, tras verle en North Carolina State), que hoy ha anotado 15 puntos, con mucha garra, reboteando, entrando a canasta y alguna que otra suspensión...que es lo que debe trabajar. Dista aún mucho de ser un tirador fiable. Si quiere vivir en la NBA, deberá mejorar ese aspecto.

No he hablado en todo este Summer League de Bismack Biyombo, que aquí está. Pues haciendo su trabajito, pero luciendo muy poco. Básicamente lo que rebaña en los tableros y algún pase doblado del base Jerome Dyson, porque está sacando muy poco rendimiento del "pick & roll". Vamos a esperar su evolución, porque en este baloncesto de ligas de verano, está diciendo más bien poco.

En el partido entre Minnesota y Phoenix ( 89-91, el del triple mencionado de Marcus Morris), quien lució hoy es uno de los buscavidas en Europa: Dionte Christmas, que tuvo una gran actuación en los lanzamientos triples en el día de hoy (3/6 hasta que falló 2 consecutivos en la jugada que se pensaba decisiva para los Suns). Dionte, para quien siga el baloncesto europeo, tras hacerlo muy bien en el AGOR griego y quedarse inédito casi en el CsKA Moscú la pasada temporada, está mucho más liviano de peso y más rápido. No es solamente el triplista letal que todos conocemos. Su condición física mejorada, ahora le hace atreverse a cosas que antes no hacía.

Del Warriors-Kings, poco que contar, más que Ben McLemore tiene flashazos de clase, pero de momento se están quedando en flashazos. Que quien a acaparado juego en los Kings y ha lucido era el base titular Ray McCallum, que con 23 puntos se erigió en el jugador más destacado, con algunas entradas a canasta de mucho mérito. Claro, siendo el hijo del entrenador de la universidad de Detroit Mercy, que también fue su entrenador a la par que padre durante 4 años, estando en la grada viendo la actuación de su querubín, pues es como para motivarse.

Y del Chicago-Denver, al margen de la enorme actuación de Goudelock, con 31 puntos (pues sí va a tener un futuro NBA, sí), me gustaron mucho el francés Evan Fournier (20 puntos), que si comparamos este summer league con el disputado el año pasado, ha ganado en confianza y en capacidad y arranques de crear canastas, una barbaridad. Y por otro lado, Marquis Teague, el base de Chicago, hermano pequeño de Jeff, que he de reconocer que tiene mucho desparpajo jugando. Es muy veloz, pero no solamente eso. El chico sabe de baloncesto, sabe utilizar su cuerpo y tiene acciones que son una delicia.

A propósito, esta mañana me he unido a la expedición española de compras en uno de los outlets más conocidos de Las Vegas, a las afueras. Al margen de parecer a Julia Roberts en "Pretty Woman" (por la cantidad de bolsas, digo), ¿sabéis qué camiseta de jugador NBA -la única- estaba en la tienda outlet de la marca deportiva que viste esta liga? La de Dwight Howard con los Lakers. de 70 dólares, ya está bajada a 44. Y seguirá.

"FROM LAS VEGAS" Día 3 15 julio, 2013 - 17:55

Conexión Marquette. Preciosa.

Ayer, viendo los partidos en la grada, se sienta una madre y una hija delante de mí, y era constantemente saludada por componentes del staff técnico de varios equipos NBA y gente de la organización. Al poco, Darius Johnson-Odom junto a otro excompañero de la universidad de Marquette, se acercan, saludan a ambas y comienzan a charlar amigablemente con ellas. Se estaba disputando el partido de Charlotte frente a Dallas. Ambos jugadores daban gritos de ánimo a Jae Crowder, evolucionando en la pista para los Mavericks. Al acabar el encuentro, Jae Crowder se sube a la grada, da un beso cariñoso a aquella madre y a la chica adolescente, y comenzaron todos a bromear. Se trataba de su madre y su hermana "in law". Y ahí estaba, delante de esa escena de tres jugadores, junto a dos familiares, como si fueran un grupo de adolescentes, viendo y animando a otro del grupo, Vander Blue, que estaba jugando para Memphis en esos momentos. Imagen que pudo darse por haber compartido sus vidas durante algunos años en la universidad de Marquette, algo que marca para siempre. Es la belleza del mundo universitario. Ni que decir tiene que charlé con la señora, una enamorada de España, me confesó, cuando residió en Barcelona, cuando su ex marido, el escolta Corey Crowder jugó bajo las órdenes de Aíto García Reneses.

Vamos con lo que me llamó la atención de esta tercera jornada:

Ansiedad creo que es la palabra más nítida para explicar lo que puede sentir en estos momentos Otto Porter Jr. Esto es una Summer League y como tal, hay que tomársela. Sin embargo, estoy convencido que algo de preocupación debe haber en la gerencia de los Wizards en torno a este jugador. Estuvo horroroso nuevamente. Fallón, no anotó apenas suspensiones y cada vez que entraba hacia canasta, forzaba demasiado el tiro y erraba o era taponado. "¿Nos habremos equivocado con él?" pensará alguien. Estoy seguro. De momento está quedando en un jugador muy vulgar. Pasa porque el chico se tranquilice. A partir de ahí, veremos.

Cody Zeller estuvo bastante bien (21 puntos y 13 rebotes). Con mucha más actividad en la pista, abriéndose en los bloqueos, recibiendo balones mientras cortaba, provocó varias faltas personales y al menos, sacó partido de lo que debe ser su futuro inmediato en la NBA: su movilidad. Con eso, Charlotte Bobcats ganó muchísimo.

Ricky Ledo. Leído de muchos twitteros cosas sobre él (¿de verdad que le habían visto?). Nunca opiné sobre él, porque jamás había visto una imagen suya. Después de este partido, tengo una ligera idea. Ricky es un jugador de un talento extraordinario. Posee un gran dominio de balón, tiene un uno contra uno mortal, con un cambio de dirección electrizante y cuando entra a canasta, es capaz de finalizar tanto con la derecha como con la izquierda. Pero con él, de momento, me quedo con sus "artificios" que no le ayudan en nada: pases relampagueantes sin mirar que acaban en la grada, suspensiones que intenta decorar bajando los brazos sin hacer el seguimiento posterior con la muñeca -más estético- que no dan ni al aro...y una selección en el tiro horrorosa. Como si estuviera en un circo. algunos aficionados se echaba las manos a la cabeza y se desesperaba cómo Ledo mató cualquier opción de ganar al final, con sus alocadas decisiones. Eso sí, lo mantenía en pista, porque al fin y al cabo, esto es una Summer League.


Summer League dia 3

Dion Waiters. Hoy le tocaba lucirse. Y lo hizo. Exhibición de poderío físico y técnica, con un uno contra uno maravilloso. 23 puntos en 30 minutos. Chupó sí, pero es que las metía todas. Vaya manera de entrar a canasta.

Tony Wroten, el talentoso base procedente de la universidad de Washington, podía haberse quedado allí. Malísimas decisiones en pista, horroroso lanzamiento exterior, y su entrenador, el antipático Bob Thornton, aquel pívot que jugó en el Cajamadrid en la temporada 84-85 y hoy entrenador de Grizzlies en esta Summer League, desesperándose en la banda.

Y para acabar, sigue Lucas Nogueira dando buenas sensaciones. Ayer tuvo que batallar en el cuerpo a cuerpo (y atizándose ambos, ¿eh?) frente a un buscavidas como es Jarvis Varnado. Y cumplió muy bien. Reboteó bien, corrió la pista como pocos hombres altos pueden hacerlo y consiguió uno de esos highlights al machacar en el aire un balón rebotado de un tapón previo. Estuvo notable el pívot de Estudiantes, cuya experiencia de Summer League, estoy convencido le va a enriquecer muchísimo.

"FROM LAS VEGAS" Día 2 14 julio, 2013 - 20:58


¿Qué le ha pasado a Jonas Valanciunas?


Pocas conversiones físicas me han llamado la atención en un jugador, como a este. De ser aquel chaval delgado, rápido, ágil, el que se ha presentado en este Summer League es un tipo sobrado de peso, con barriga, algo lento, con un culo que estoy convencido ha tenido que ampliar su talla de pantalones unos cuantos números...sorprendente. Un agente español decía que "mira, si da la sensación que mete tripa y todo". Claro, al ganar muchos más kilos (ni mucho menos, todos de músculo), ha ganado en contundencia. Y eso, siendo el "tirillas" de Jarvis Varnado quien le marcaba y jugando al choque, pues se aprovechó de ello para dar una buena imagen con 20 puntos en la primera mitad y 23 en total, en la victoria de Toronto ante Miami, en el partido que cerraba la jornada en el Thomas&Mack Center.

En la segunda jornada, tuve que elegir sobre ir a un pabellón u otro, puesto que ya se simultanean los partidos en ambas pistas. Y tocó el Thomas&Mack, que el la pista de juego de la Universidad de Nevada Las Vegas. Grande, servicial y bonita. Me he enterado que este año el parquet es nuevo en ambos pabellones, exclusivo para el NBA Summer League.

Pues rematando el comentario sobre Jonas Valanciunas, he de decir que el junior dominador en Europa era un tipo alto, espigado y tremendamente rápido. Digamos que físicamente pudiera parecer al Sabonis pre-lesiones. Y con lo visto hoy, parece que a quien quier emular es al Sabonis post-lesiones, más concretamente al de la NBA. Y no lo entiendo. Ha perdido toda la agilidad y su rapidez, y a contundencia, en NBA los hay mejores que él, como para luchar en cuerpo a cuerpo. Ellos sabrán.

Vamos a destacar jugadores que se han salido. Reconozco que perdiéndome la actuación de Ben McLemore y Ricky Ledo por estar en la otra pista, en Portland, maravilló C.J. McCollum. Lo hicieron jugar de base y fue una auténtica fantasía verle. Tiene unos fundamentos depuradísimos, un uno contra uno sensacional, un tiro exterior formidable y un control del cuerpo cuando va hacia canasta de escuela. Damian Lillard, que estaba en el banquillo de paisano, aplaudía sus acciones a rabiar. Eso sí, cuando se aprendieron el cuento de lo que McCollum hacía en el bloqueo y continuación, salieron los Suns a presionarle en dos contra uno, y en un par de ocasiones consecutivas, se comió el balón.


Las Vegas Dia 2

C.J. McCollum maravilló en la segunda jornada


McCollum anotó 22 puntos, 15 en la primera parte y la sensación que puede ser uno de los líderes de los Blazers en breve.

Más destacados, sin salir de este Phoenix-Portland (82-69), destacar que quienes montaron el circo para hacer ganar a los Suns, fueron los hermanos Morris, Marcus y Markieff. Me parece extraordinaria la evolución y la progresión, productos del trabajo, que han hecho transformar a estos dos chavales en dos tipos muy polifacéticos. Ambos, a estos niveles de Summer League, son imparables en uno contra uno encarando el aro. Te matan con lanzamiento en suspensión, que han ganado mucho ahí, o en penetración, puesto que son muy rápidos. Y eso, en un tipo como Markieff, que se acerca a los 2.10 de estatura, es una virtud letal. Espléndidos ambos. Alguien como Thomas Robinson, solamente pudo emplear voluntad sin mucha eficiencia, porque nunca pudo con ellos.

Vamos con algunos que "ni fu ni fa": el primero, por encima de todos, Otto Porter Jr. Pues no fue su día. Muy impreciso en sus suspensiones (3/13 en tiros de campo), mal entrando a canasta pues forzó mucho sus tiros, Porter Jr. es de los jugadores que "tiene pinta de..." pero más vale que trabaje y mucho para confirmar expectativas, porque puede quedar en un verdadero fracaso. Estoy convencido que lo hará.

Shabazz Muhammad. Pues 7 puntitos y malos porcentajes. En declaraciones posteriores, él quiso hacer ver a la prensa que intentó jugar para el equipo. El caso es que tampoco se beneficiaron mucho de su juego. El otro novato de los Kings en primera ronda, Gorgui Deng, el otro rookie de los Wolves, estuvo también bastante despistado el hombre, sin saber si tenía que ponerse en poste bajo, o salir a bloquear. Pero aprenderá pronto.

Y para acabar, definitivamente creo que los de nba.com y yo, no estamos muy de acuerdo. Si se derretían en elogios con "culo gordo" Valanciunas, también alaban el juego de Meyers Leonard, el pívot de Portland. Leonard, un chaval que me impresionó físicamente en el Mundial Junior de Lituania hace dos años, que en su segundo y último año en Illinois, parecía que se querían hacer cosas con él, se va a quedar en la NBA como un McIlvaine más, me da la sensación. Este sí ha ganado volumen, pero de músculo, pero sus movimientos de pívot son absolutamente nulos. Siendo un tipo tan grande, que con paciencia se podría haber trabajado mucho y muy bien, va para fajador y ganarse el sueldo en la NBA haciendo trabajo sucio. Otro pívot más en la sombra. Me apena.

volver a la portada de blogs Y ESTO... ¿DE QUÉ VA?

Baloncesto. Por pasión y por oficio. O mejor dicho, por devoción. Antonio Rodríguez cuenta desde este rincón sus opiniones y muestra sus análisis. De la NBA y de todo el baloncesto en general, como concepto de juego universal. Es un enamorado de la formación previa a la élite, con especial distinción al baloncesto universitario estadounidense o la NCAA, que lleva comentando en CANAL+ desde 1997. Desde este blog, te mostrará las futuras estrellas para la NBA como sus impresiones de un torneo internacional de categorías inferiores. De sus queridos Celtics a la nueva y destacada hornada de adolescentes alemanes o serbios. Baloncesto solo hay uno: el bueno. Sin distinciones de países o razas. Desde aquí lo analizaremos.

Sígueme en Twitter SUSCRÍBETE A RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

ÚLTIMAS ENTRADAS ÚLTIMOS COMENTARIOS CATEGORÍAS